Tania Conde, clarividente
AVISO:
Tania Conde...
No tiene 806, ni 902

El estudio de las experiencias cercanas a la muerte abarca toda la complejidad del fenómeno: Me gustaría explicar a mis amigos estos apartados que para mí como Clarividente entiendo…

1. Relaciones con anestesia, drogas, oxígeno, hipoxia, bajo nivel de oxígeno en la sangre.
2. Relaciones de la muerte clínica con los viajes astrales y extracorporales. Encuentro con guías espirituales, con almas de muertos conocidos.
3. Relaciones con la expansión de la conciencia; con la memoria panorámica, lúcida e instantánea.
4. Relaciones entre estados superiores de conciencia y plenitud energética; sensación placentera; alteración de ondas cerebrales, ritmos respiratorios y circulatorios; desconexiones entre conciencia superior y conciencia cortical; entre percepción sensorial y percepción extrasensorial.
5. Relaciones entre estados superiores de conciencia y transformaciones radicales de personalidad; jerarquía de valores y rumbo de vida.
6. Relaciones entre la experiencia cercana a la muerte, la ciencia materialista y las religiones oficiales. ¿Hasta qué punto las neuronas cerebrales, la sangre y el oxígeno, son el soporte material único de la conciencia? ¿Hasta qué punto la experiencia mística, el acceso directo e intuitivo a dimensiones superiores e invisibles de la realidad, funciona con independencia de los libros sagrados y de los intermediarios oficiales entre Dios y los hombres?
La información más completa sobre las experiencias cercanas a la muerte, la tenemos en el libro «La mort transfigurée», publicado por la Asociación IANDS. La información más actualizada e internacional sobre experiencias científicas con supervivientes, más allá de la muerte, la tenemos en la revista INIT: «International Network for Instrumental Transcommunications». Esta revista-boletín informativo se publica cada 4 meses; recoge los resultados de la investigación científica del más allá, en ese período de tiempo; el original europeo es en alemán; Francia hace una traducción al francés para todos los abonados a su revista «Infinitude».
Finalmente, hay otro fenómeno científico relacionado con la «nueva cultura» de la muerte. Es la «red de experimentadores y contactadores con sus muertos». En pequeños grupos de personas conocidas y angustiadas por la muerte de algún ser querido, se reúnen en casas particulares. Invocan a sus familiares difuntos; les formulan preguntas, grabadas en bandas magnéticas. Aparecen respuestas totalmente coherentes con las preguntas. Estas respuestas tienen unas señas de identidad inconfundibles: dan su nombre; hablan de temas solamente conocidos por los familiares muertos; tienen la entonación, el ritmo de expresión, las pausas, los apodos y diminutivos, que empleaban en las relaciones familiares, antes de morirse.
Lo cierto y evidente es que hay centenares de miles de personas en toda Europa, Hispanoamérica, Estados Unidos, Brasil, Filipinas, viviendo este contacto electrónico con el más allá. Lo totalmente incuestionable es que muchas de estas personas encuentran un alivio, una certeza, una esperanza, un sentido a la muerte, que no encuentran en sus religiones oficiales. Todavía hay muchos puntos oscuros en esta nueva cultura de la muerte; en esta certeza científica y tangible del «más allá». Todavía hay riesgos de adicción, de desequilibrios psicosomáticos, de engaño y fraude. Pero se acaba de abrir una nueva ventana a la esperanza humana; se acaba de iniciar una «nueva cultura científica de la muerte». La muerte empieza a dejar de ser un castigo divino, según las religiones. La muerte empieza a dejar de ser el final y el fracaso total de la vida, según la ciencia materialista. La muerte empieza a ser un nuevo nivel de vida superior; un nuevo nivel de conciencia superior; una nueva experiencia humana de nuestro ego absoluto, espiritual, inmortal y divino; una nueva manifestación del infinito inmanifestado, que constituye nuestra identidad humana, profunda y esencial.

Más allá de lo que vemos y percibimos se encuentran formas no visibles que influyen en el mundo sólido. Tania Conde, Clarividente, consejera espiritual, especialista en problemas psico-espirituales; amor, ansiedad, sentimientos, roturas de pareja, familia, hijos, religión, depresión, miedos, etc... y todos los problemas que se derivan de una patología psicosomática. Con ella encontrarás todo lo que buscas y solucionarás, todas tus dudas. Tania Conde, te ayudará a encontrar tu espiritualidad dormida....

Tania Conde en la radio
Tania Conde en Punto Radio